Kamasutra: mucho más que 365 posiciones sexuales
Redacción angelguardian.mx | Exclusiva | 31 de Octubre del 209 | 22:59


Por Sissí Merchánd

El Kama Sutra es un antiguo texto hindú escrito por Vatsyayana, cuyo título completo es “Vātsyāyana Kāma-sūtra”, y que trata sobre Las reglas sobre la sexualidad, considerado como el trabajo básico sobre el amor en la literatura sánscrita así como el comportamiento sexual del ser humano.

La difusión del concepto Kamasutra se popularizó masivamente en los países occidentales desde mediados del siglo XX, aunque fundamentalmente alrededor de las numerosas posiciones sexuales, que visualmente han permanecido labradas en cantera desde hace diez siglos, en un muro exterior de escultura erótica del templo Lakshmana en la villa de Khajuraho, en el estado de Madhya Pradesh, ubicada a 620 kilómetros al sureste de la capital de la India, Nueva Delhi. En la actualidad, entre los no conocedores, la palabra Kamasutra, está limitada a ser sinónimo de sexo variado, abundante e incluso atrevido.


El Kama Sutra, toda una doctrina sobre el sexo con amor

El Kama Sutra, que fue escrito entre el primer siglo y el sexto, probablemente durante el periodo Gupta, se compone de 36 capítulos que manejan siete temas diferentes. Cada tema fue escrito por un experto en la materia, concluyendo con las ocho posiciones básicas para hacer el amor, de las cuales se derivan muchas otras más.  Soy Sissí Merchánd; esta semana investigué el Kama Sutra, toda una doctrina sobre el sexo a plenitud, con amor.


El texto contiene toda una serie de artes que al aprenderlas, se logra dominar el supremo arte de hacer el amor

El Kama Sutra dice que para ser hombres o mujeres verdaderos solo hay que seguir las reglas de la vida que fueron fijadas por el Señor de los Seres, y que abarcan tres aspectos: primero, un camino a seguir, llamado "Dharma"; segundo, un “Artha” que es el bienestar material para poder lograrlo; y tercero, un "Kama" que asegure el amor y la transmisión de la vida, y que se refiere a todo lo que abarca el deseo, el placer y la sexualidad.  

Esta tercera regla que es el “Kama”, consiste en una serie de artes que al aprenderlas, se logra dominar el supremo arte de hacer el amor, y desenvolver una personalidad diestra en el arte de la sexualidad, divertida en el arte de la compañía, comprensiva en el arte de la amistad, refinada en el arte de la cortesía, sensual en el arte de la seducción e inteligente como ser supremo integral.


La mujer es la que tiene la capacidad para enseñar al hombre cómo amar

Esta misma filosofía dice que los dioses concedieron al ser humano diez niveles, en los que podría disfrutar el amor; uno de ellos se lo dieron al hombre y nueve a la mujer, dándole también a las mujeres, la sensibilidad, los sentimientos, la intuición y la comprensión, entre otras cualidades. Fue así como la mujer fue dotada de la capacidad para enseñar al hombre cómo amar.  

Y es así como las mujeres son las encargadas de transmitir el arte del amor: las abuelas, madres, tías o cuidadoras comunican su don a las jóvenes, con tal de enseñarles a hacer felices a sus futuras parejas y a sí mismas. Esto se sigue dando en la actualidad en la India y en algunos países con este tipo de filosofías, sobre todo los países orientales.


Kama Sutra no es únicamente sexo, incluye las 64 Artes de conducta apropiadas.

En la India, antes de casarse tanto hombres como mujeres, deberán leer el Kama Sutra. El estudio de estas tres reglas de la vida, el Dharma, el Artha y el  Kama, llevan al hombre a alcanzar la plenitud y la armonía, conociendo de esta manera la felicidad total. Para aprender esta maravillosa filosofía se deben conocer y practicar estos tres saberes, los tres. Si uno de los tres no se practica, el proceso estará incompleto y no se alcanzará la paz interior, y por ende los otros dos no funcionaran. Es así como el Kama Sutra no es únicamente sexo como se ha querido ver en Occidente, sino que incluye las 64 Artes de conducta apropiadas.


Al hombre le basta un "rapidín", mientras que la mujer requiere de un espacio y un tiempo totalmente diferentes

Uno de los elementos fundamentales en el Kama es el tiempo. El hombre se toma un espacio y un tiempo totalmente diferente al de la mujer. El hombre, al vivir de prisa, olvida que está vivo; la mujer, en cambio, vive a través de la lentitud. Así, cuando de hacer el amor se trata, para un hombre es muy fácil tener lo que ahora se conoce como un "rapidín", mientras que la mujer requiere de todo un preámbulo para entregarse a la intimidad.  

Una mujer debe ser el instrumento del cual se extrae la música más hermosa. La idea no es que la mujer sepa tocar un instrumento musical al casarse, no, la idea es que comprenda que ella misma es el instrumento que deberá expresar las notas verdaderas, sin permitir que otros hombres la toquen. Su misión será tratar de acercarse a algún hombre para convertirlo en virtuoso a través de la relación y de la comprensión, y así escuchar juntos la melodía más delicada y brillante al tocar.
 

La mujer es la que posee la capacidad sensible para hacer entender al hombre lo que es el amor y guiarlo por el sendero del éxtasis mutuo  

El Kama Sutra dice que la mujer es la que debe enseñarle al hombre el arte de la caricia; ella deberá buscar el momento preciso para marcar, dibujar o hasta tatuar con los dedos de la mano sus marcas de amor, saber acariciar con la palma de la mano, con las yemas o con las uñas, saber cómo y cuándo sí, y cuando no  presionar,  entender que una caricia perfecta va acompañada del tiempo y el espacio, dirigida al momento apropiado, y no a un lugar del cuerpo.

La mujer debe tener la sensibilidad para tomar al hombre de la mano y decirle: "Permíteme tantito…", guiarlo por el sendero del éxtasis mutuo. Esto debe ser parte de su arte; la mujer es la que posee la capacidad sensible para hacer entender al hombre lo que es el amor, gracias a su don de extrema sensibilidad, lo cual, según el Kama, es resultado de su cercanía con Dios, siendo así a ella le corresponde enseñarlo a amar.


El perfume embrujado solo se logra con la unión del perfume y el aroma corporal

En nuestra cultura, generalmente una mujer se viste casi siempre para otra mujer. El Kama Sutra dice: "Debes saber vestirte para que el hombre te desnude con la mirada; una mujer que sabe vestirse, es aquella que lo hace pensando en los ojos del varón." Los colores también son importantes en la seducción, irán de acuerdo con el color del cabello, la piel y la hora del día.

Bajo esta doctrina, las mujeres deben conocer los toques de la seducción. Uno de los más importantes es la aroma-terapia, el saber preparar y dar embrujo a los perfumes y aromas. Este perfume embrujado sólo se logra con la unión del perfume y el aroma corporal; es único para cada amante, hay que saber el uso del perfume a diferentes horas del día o estaciones del año. Cada perfume de amor, aroma corporal y perfume en sí, logrará que cada hombre responda de manera diferente.
 

La mujer necesita escuchar que él le diga que la comprende, que está disfrutando, ¡que está enamorado!

Poco seguido en las culturas occidentales, el Kama Sutra sostiene que será la mujer quien enseñe al hombre el arte de tejer, de tener conciencia de lo que se pronuncia, como hilar seda en un telar. Asimismo, de hacerlo comprender sobre la importancia del ritmo al pronunciar cada palabra, cada pensamiento, al compás con su comportamiento, de tal manera que hile el tiempo, el espacio, el cuerpo y la caricia.

El Kama Sutra textualmente dice, La mujer debe aprender el arte de hacer hablar a los papagayos. Entendamos como papagayo a los hombres introvertidos, tímidos. Es un reto que un hombre sepa expresar lo que siente; los hombres son más reservados, sobretodo en el amor. Cuando se da una compenetración absoluta entre el hombre y la mujer, él puede hablar de mil cosas; ese hombre es un pájaro que habla, pero debe hablar de lo que la mujer necesita escuchar en ese momento, y lo que ella necesita es oir que se le entiende, que se le comprende, que el hombre la escucha, que a él le está gustando, que está disfrutando, ¡que está enamorado!
 

La historia dice que fue escrito para mujeres, para enseñarles el arte del amor, pero también es un tesoro de aprendizaje para los hombres

En el Kama Sutra se indica que la mujer debe esperar de su pareja que sepa reír, que tenga humor; la mujer sabe que en el amor debe haber fragilidad y sencillez, permitirse la belleza de la superficialidad, lograr volar colgados del amor. La mujer es la que sabe cómo hacerlo, mientras que el hombre debe saber prender el motor para emprenderlo.

Sinónimo de Kama Sutra, será entonces, aromas, seducción, tiempo, caricias, ¡sexo! Aun más, es profunda sabiduría, un verdadero manual para cultivar la intimidad y hacer del amor un verdadero arte. La historia dice que fue escrito para mujeres, para enseñarles el arte del amor, pero a su vez también es un tesoro de aprendizaje para los hombres. Kama es una palabra en sánscrito que se puede traducir como amor, deseo, disfrute de los sentidos; y Sutra, significa el hilo que sostiene las cosas juntas. Y ya juntas ambas palabras significan "64 maravillosos consejos que agregan talento y deseabilidad a la mujer; y de aprenderlas el hombre, éste será admirado por su propia esposa, las esposas de los otros y de sus cortesanas". Palabras textuales del Dr. Enrique Bonavides, profesor y experto en el tema. 


Disfruta plenamente de tu sexualidad con los consejos de estos interesantes artículos:



Visita nuestro nuevo sitio